La campaña

A pesar de todo
POESIA I + 2021

Créditos:
Idea y producción: Soon in Tokyo
Fotografía: Biel Capllonch

Estar de nuevo aquí, a pesar de todo. No flaquear frente al embate del
presente vulnerable: encontrar un espacio, abrir las puertas de una casa donde todo el mundo es bienvenido, donde todo es necesario. Y liviano; suspendido en un tiempo efímero. Reencontrarnos, a pesar de todo. Celebrar el placer de ser una realidad de minorías curiosas, de personas sin prisa. Y hacerlo desde la poesía hacia todos los ámbitos, con la fuerza de la palabra, la fragilidad de la voz y la distancia corta. “Y, a pesar de todo, un corazón, / un corazón, lo tengo todavía”, afirmaba Palau i Fabre. Un corazón que late: así queremos ver y pensar el Poesia i +. Y este año, más que nunca, queremos dar voz a la celebración: a pesar de todo, la vida no deja de darnos motivos para la alegría. Motivos para reencontrarnos con una botella de vino. Apaguemos pantallas y activemos la única interfaz —la piel— que nos permite entender la fragilidad del mundo en el que vivimos. Somos mamíferos bípedos que nos necesitamos unos a otros, que exigimos un tiempo y un espacio para cuestionar la dictadura de la actualidad y el feudalismo digital. Hemos decidido que no queremos atrincherarnos en casa y pedir sin consciencia, que queremos tacto y aliento, sentirnos cerca y reconocer el peso de una palabra. Un año más, os animamos a exigir un poco más de poesía y os tendemos el mantel para que os sintáis en casa. Brindemos por todo aquello que no nos hace flaquear y anticipemos el
futuro.

La imagen del Poesia i + de este año quiere celebrar y quiere juntar. A pesar
de todas las adversidades, a pesar de todas las dificultades de los últimos
meses, no podemos perder nunca de vista la necesidad de encontrarnos y de vivir intensamente. Ya no podemos esperar. Ya no queremos esperar. La vida no se detiene y debemos buscar grietas para no dejar de hacer lo que da sentido a nuestras vidas ni dejar de compartirlo con los demás. Y a pesar de todo, también queremos aportar un toque de humor o de insolencia: queremos anticipar otro presente. Si el año pasado apelábamos, desde la intimidad, a la poesía como cura y como bálsamo, este año queremos reivindicar la poesía como una fiesta y como una casa abierta a todo el mundo, para celebrar, para disfrutar y para satisfacer la curiosidad que nos mantiene vivos. Ante el incendio de la actualidad incesante, celebración del presente en comunidad.